Eres Un Ser Maravilloso

Tu Potencial Dormido

766d51f7-888c-4191-8761-38a6a53ffde3png

Por Miguel Rico


Namaste. Las investigaciones referentes al verdadero uso del potencial de nuestra mente, nos ha dado como estadística ultima, que solo del 5 al 8% de las personas, logran usar máximo el 30% de la capacidad cerebral y los psicólogos,de hemos descubierto que han logrado hacer maravillas. Albert Einstein, considerado como el más grande genio de la historia, aseguraba que solo había logrado alcanzar el uso razonable de un 15% de su capacidad para pensar con claridad. ¿Qué nos dados entonces estos datos? Simple, pero debemos preguntarnos antes: ¿Qué podríamos lograr si multiplicáramos nuestro rendimiento?, ¿Qué ocurriría si desarrolláramos, tan solo una parte del potencial latente improductivo en nuestro interior?. Dentro de cada uno de nosotros, duerme onu gigante que está listo a ser despertado, activado y puesto a trabajar, y que es capaz de conseguir una visión ilimitada del universo mucho más de lo que dentro de nuestros limites habituales jamás hubiéramos imaginado.

Hay una buena noticia, y es que la habilidad para despertar el potencial no utilizado por nuestro cerebro, no es cosa reservada a unos cuantos genios elegidos. La inteligencia tal como la entendemos, es una serie de habilidades intrínsecas, que es posible desarrollar en cualquier persona consciente de ello. No es un club con membresía para los dotados de buena educación o con el QI de más de 130. Esa increíble y sorprendente capacidad para desarrollar en nosotros la onu potencial que nos lleve más allá de los límites, se encuentra a nuestro alcance.

Pero la pregunta de rigor es: ¿Por qué hay tanto fracaso a la hora de usar todo su potencial? ¿Por qué son tan bajas las posibilidades de logro? Esa respuesta, también se encuentra dentro de nosotros, y es que mentalmente aceptamos nuestras restricciones. Somos nosotros mismos los que nos anulamos, nos autolimitamos y aniquilamos las oportunidades para crecer exponencialmente. Esperamos muy pocas cosas de la vida, por lo que al momento de recibir, recibimos también muy poco. Lo que esperamos es lo que espera todo el mundo, queremos ser copia del otro y pensamos que si hacemos lo mismo obtendremos el mismo tan anhelado éxito, las segundas copias nunca serán buenas. Cuando tenemos una mentalidad pobre, nuestras acciones serán igualmente pobres. Recibimos en la medida en que damos.  

Lo que nuestra mente crea, nuestro cuerpo lo cree, y lo que nuestro cuerpo acepta, nuestra mente lo alimenta. Podemos visualizar, imaginar y antever, y a eso que en verdad le entregamos nuestra energía, también lo podemos ver tomar forma y crecer. Planificar y trabajar para obtenerlo se requiere una juiciosa impostura de metas reales, alcanzables y sostenibles en el tiempo. Si hacemos uso de nuestra creatividad, originalidad y verdadero empeño, y lo aceptamos, seguro que nos atreveremos a usarlos. Pero debemos liberarnos de nuestros lazos invisibles, aquellos que hemos construido, con el que nos hemos atado y del que nos negamos desprender. Se dice muy ciertamente que “somos arquitectos de nuestro propio destino”.
Quieres saber como hacerlo?