Observar, Un Trabajo Para la Empresa Consciente

Empresas Conscientes766d51f7-888c-4191-8761-38a6a53ffde3png

Por Miguel Rico - Life Coach - Psicólogo


Aprender a observar a las personas en sus puestos de trabajo es una actividad preventiva esencial para poder identificar actos inseguros o deficientes, así como situaciones peligrosas relacionadas con el comportamiento humano; de esta manera, se pueden mejorar los métodos de trabajo, minimizando esfuerzos, simplificando tareas, etc.
Que las personas aprendan a observarse, es observarlas dos veces.

En mi oficio de conferencista y en mi consulta como Psicólogo formador, he podido notar que la gente le teme al tiempo que pueda invertir en observar objetivamente a sus coterráneos. Luego de una charla, queda una sensación de poder en cada uno de los participantes, pero luego, pareciera tomar protagonismo la rutina y volver a los viejos hábitos. Cabe entonces un oportuno interrogante planteado desde esa experiencia: ¿Por qué aquello que se enseña en un encuentro formativo, no revierte efectivamente en los puestos de trabajo? Esta pregunta reúne mucha complejidad al tratar de hallar una respuesta satisfactoria, y es por porque todo depende de un conjunto de actitudes que ciertamente se originan desde la corresponsabilidad de los actores implicados. Cuando se proponen cambios en las organizaciones, estos deben contar fielmente con una estructura que asegure el seguimiento tanto de su implementación como de su impacto, pues cada proceso efectivo puede generar nuevas experiencias constructivas, favorecer la investigación e indudablemente mejorar cualitativamente la práctica profesional empresarial.


Anuncio
5png

La aplicación de un método de observación acorde a las necesidades propias de la empresa, logra un efecto en cadena sobre otros aspectos esenciales en la gestión diaria de la realización eficiente de la taresa tales como: 

  • Una buena comunicación, 
  • Una atenta motivación, 
  • Una activa participación, 
  • Una aceptación constructiva de los procedimientos de trabajo, etc., 

Esto hace que sea una herramienta de gran valor pedagógico para la mejora continua de la calidad del trabajo diario. En general, responde a la necesidad de control de la actividad de los trabajadores cuando ésta pueda entrañar riesgos.

¿Por que observar? Toda persona que cumpla una función específica para una organización, es una oportunidad misma para el crecimiento colectivo, o una terrible amenaza para el fracaso de un equipo. Es necesario que cada quien pueda contar con ese «ojo clínico» que le permita leer entre líneas y entender sobre lo que ocurre en su radio de acción. Mientras no se migre del hecho que algunos solo «miren» su entorno de trabajo como una rutina sin construcción al poder «observar» esa misma labor como una oportunidad de autosuperación de retos diarios, jamás se podrá llegar al cumplimiento de las metas empresariales. Al entrar en el Observar se puede marcar la diferencia respecto al cómo sentimos las cosas, pues en sí misma cada acción humana es un proceso de hacer aprendizaje, que sin duda envuelven e incluyen una serie de características facilitadoras que nos van a posibilitar nuestra capacidad de auto reconocernos como parte de un proceso social. La observación precisa de «un objeto elegido, una tarea definida, un interés, un punto de vista, un problema» (Evertson y Green, 2008, p. 175).  

IMPLICACIONES Y RESPONSABILIDADES

Aunque todos los miembros de la organización deben llegar a estar implicados como “observadores” y actuar en consecuencia, en las primeras etapas deben ser los mandos intermedios y directivos en general quienes deberían realizar las observaciones de trabajo.

El proceso de observación no debe ser visto como un mecanismo punitivo y de fiscalización, sino todo lo contrario, como medio para facilitar la mejora continua de la seguridad y la calidad del trabajo.


Tema Relacionado: Estableciendo metas y objetivos.


El diálogo de igual a igual con el trabajador observado es fundamental y se deberán resaltar y elogiar las buenas prácticas y el trabajo bien hecho.

Los directores de las diferentes unidades deberían planificar cuidadosamente esta actitud de construcción y asegurar que las mejoras acordadas se aplican en el plazo establecido.

La “observación” puede hacerse de manera informal cuando se detecte un aspecto mejorable, pero también es imprescindible que forme parte del sistema de gestión de los puestos de trabajo. Para ello, las observaciones han de estar debidamente programadas y organizadas.

Ahora bien, ¿Qué observar? Partamos del punto que somos seres sintientes en un permanente proceso de construcción social. Nuestra mente tiene la capacidad para aprender a cada segundo desde una experiencia externa, transformando casi de inmediato esa vivencia en una elaboración interna con concepto definido basado en puntos de vista aprehendidos desde el plano de la futura comprensión. Al llegar a un puesto de trabajo, nosotros ya tendremos toda una preconcepción operativa de lo que, en circunstancias regulares, debe ocurrir. A partir de entonces se activan todos aquellos subprocesos mentales propios que orientan sobre el reconocimiento del contexto social que también influye en lo que ocurre en un centro de trabajo.


Tambien Te Puede Interesar: ¿Que son Actitudes Laborales?
Podemos creer que el análisis del contexto se circunscribe a la descripción física del centro de trabajo, a la variedad cultural de los compañeros o el tipo de adscripción y, aunque son características discutibles, el análisis del contexto laboral va un poco más allá, es decir, un análisis del tejido social puede estar compuesto, por ejemplo, por la revisión de la manera como se hacen las cosas Vs el cómo se enseñan a hacer, la participación en la estructura del diseño de los servicios o productos que se ofrecen y la valoración de los mismos frente al proceso en sí, la visión de la labor de otras líneas operativas para la atención de sus requerimientos propios con necesidades y auto propuestas. Como podemos observar, a la hora de plantearnos un análisis del contexto es sumamente importante delimitar aquello que queremos explorar para que los datos que consigamos los podamos convertir en información valiosa para la mejor realización de nuestra tarea encomendada.
Anuncio
6png

¿Para qué observar? Básicamente vamos a observar para conocer y reconocer mejor aquello que queremos analizar. Esa observación debe en todo caso estructurarse de tal manera que sepamos exactamente qué necesitamos observar. En este sentido, observamos para conocer a fondo, caracterizar y definir bien. Lógicamente, esto nos va a permitir obtener un panorama tanto global como diferenciado y a partir de allí podremos diseñar las líneas operativas derivadas de los hallazgos encontrados. Podemos valernos, por ejemplo, de un registro anecdótico, cotejos, escalas de valoración, entre otros, de manera que podamos recabar información realmente útil con el objeto de proponer mejoras en una situación dada. Por lo tanto, y con relación a la observación, «su descripción presupone el uso de un lenguaje descriptivo, con palabras apropiadas; presupone similitud y clasificación, las que a su vez presuponen interés, puntos de vista y problemas» (Evertson y Green, 2008, p. 175).

En definitiva, la observación es inherente a la actividad cotidiana y en algunas oportunidades la desarrollamos casi de manera espontánea, y al detenernos a pensar en algún punto particular, es entonces cuando hacemos uso de nuestra memoria para ayudarnos a juntar las piezas del caso. Basta que nos reconciliemos con nuestro nivel profesional, ya que, al fin y al cabo, somos los responsables de nuestra propia proyección como profesionales.


  • Evertson, C. y Green, J. (2008). La observación como indagación y método. Métodos cuantitativos aplicados, 2, 174.
  • Medina, A. y Domínguez, M. (2006). Los procesos de observación del prácticum: análisis de las competencias. Revista Española de Pedagogía, 69-103.

 - Articulo Siguiente >>


<< Articulo Anterior -


Si te gusto el tema, por favor compártelo y opina, eso nos ayuda a crecer.